La mejora en la resolución, calidad de imagen y audio han empujado a la tecnología a desarrollar nuevos productos capaces de aprovechar al máximo estas facultades. De esta forma, es posible explotar el potencial del contenido que cumple con las máximas condiciones de calidad. Bajo este aspecto, el crecimiento de las pantallas han sido una respuesta efectiva para mostrar una variedad de detalles y colores, que logran concretar una experiencia totalmente inmersiva.

En este sentido, la pantalla LED “All-in-one” de LG logra todos estos aspectos cabalmente. Se trata de una terminal de 130 pulgadas cuya amplitud deja a los bordes de lado. Posee una estructura visual totalmente limpia, para una mayor apreciación de los detalles proyectados en la imagen. Su gran tamaño se debe a la distribución de ensamblaje, que equivale a la unión de 4 LCD convencionales de más 55 pulgadas. De esta forma, es posible apreciar el contenido sin distorsión alguna, incluso desde un punto de visión distante.

Un aliado para las Teleconferencias

En un contexto donde el trabajo a distancia se ha vuelto una cotidianidad, la necesidad de contar con tecnología adecuada para esta práctica es un requerimiento trascendental para poder operar de forma continua. Es por esto que el “All-in-one” de LG cuenta con las facultades para obtener una videoconferencia optimizada. Viene con una compatibilidad de fábrica con el sistema Cisco Spark Room Kits, el cual cuenta controles integrados para realizar una videoconferencia inteligente, como una cámara de alta definición y un micrófono de capaz de recoger de forma aislada la voz del interlocutor.

En cuanto a su sonido, no requiere de un sistema de audio adicional para generar una emisión de alta calidad. Esto, porque cuenta con el sistema “Surface Sound”, una tecnología que desprender 162W, potencia que se puede oír estando incluso al final de la habitación donde se encuentra inmersa. Asimismo, su tamaño no impide su instalación, ya que puede ubicarse en la pared o incluso apoyarse en un atril para TV para sostenerse en el suelo, simplificando su traslado.