Si vestirte de oficina en verano te parece una odisea. Si ponerte traje, camisa y corbata (nobles caballitos de batalla) se convierten en opciones impensables cuando las altas temperaturas aprietan y la amenaza de ola de calor es inminente, MANGO entrega tips imperdibles para hacerlo sin morir de calor en el intento.

MANGO ofrece numerosas opciones para hacer más llevadero el trance. Una de ellas es el uso de tejidos como lino, algodón o lana fría. Tres materiales transpirables con los que dar batalla a las fibras sintéticas y con los que puedes sentirte (casi) tan fresco en la calle como en tu espacio de trabajo. Además, puedes aprovechar el periodo de rebajas para encontrar prendas que acompañen y vistan correctamente.

Pero vestir en verano no es sinónimo de descuido, a continuación repasamos el manual del perfecto “Casual Summer”:

1. No al uso del panta1. No al uso del pantalón corto, en cualquiera de sus versiones (bermuda o short).

2. No abusar de los estampados. La corrección manda y es fundamental no excederse con los colores y los prints. El ‘menos es más’ es siempre un acierto.

3. No a las sandalias, alpargatas o viceversa. Estas opciones están destinadas con acierto a la moda femenina. Acudir a trabajar calzado con esparteñas denota falta de decoro.

4. No abusar de las camisas de manga corta. Si estas tienen un punto fresco y de tendencia, lo correcto sería utilizar aquellas de manga larga y prolijamente enrollarlas hacia arriba.