Cuando Nike Air Max debutó en 1987 fue la primera zapatilla en mostrar su unidad de amortiguación de aire grande y visible. En 1997, la Air Max 97 desarrolló la tecnología mediante la incorporación de una unidad de aire a lo largo de toda la suela. Siguieron los pasos graduales de las investigaciones y ahora Air Max se basa en su legado de casi 30 años para dar un nuevo salto: las Nike Air VaporMax, que consolidan toda la promesa de Air al proporcionar una amortiguación ligera y constante duradera.

El avance fue cortesía de las nuevas tecnologías que permiten que las unidades de aire de las Nike VaporMax actúen como una suela independiente.

Las unidades Air anteriores tenían que ser aisladas por una capa de caucho secundaria para protección y durabilidad mejorada, ahora ésta innovación permite a los diseñadores incorporar el aire y la capa exterior en una unidad holística de VaporMax Air. Mientras que las unidades anteriores necesitaban ser moldeadas con áreas estructurales inflexibles, la nueva unidad puede mantener independientemente su forma dada, además de tener la propiedad de elasticidad.