Para Nicolas Ghesquière, la noción de fronteras es de fundamental importancia. Desde su fundación en 1854, Louis Vuitton también ha empujado los límites de know-how, innovación, diseño y viajes.

Pero ¿qué significan las fronteras en un mundo globalizado que, no obstante, busca redefinir sus fronteras?.

La Colección Otoño/Invierno de Louis Vuitton de 2017 pretende acabar con las fronteras y pasar a una evocación de los nómadas, donde la ciudad se mezcla con paisajes lejanos, el masculino se desdibuja con lo femenino, las sombras del día imperceptiblemente en la noche, y el patrimonio de la “Maison”, se encuentra con una sed de futuro. Las fronteras retroceden y surge un nuevo juego de líneas estilísticas: grandes clásicos de ropa deportiva americana y acentos eslavos, inspiraciones de modas del pasado y traducciones al mundo de hoy, clásicos urbanos y atracción magnética del folklore…

Conceder nuevas identidades en su creación, pero conservando la ambición de Louis Vuitton: nos arrastrar en el más puro de los viajes.

La Colección se exhibió en el Cour Marly, justo en el corazón del Museo del Louvre: el museo más visitado del mundo. Es un imponente símbolo de un espacio sin fronteras donde la cultura invita a todos a embarcarse en un viaje.