En 1983, cuando los relojes eran esencialmente frágiles, G-SHOCK concretó el sueño del joven ingeniero Kikuo Ibe. “Quiero crear un reloj que no se rompa, incluso si se cae”, un reloj que asombró al mundo con un concepto que desafió la lógica convencional de la época, creando así una nueva categoría en el mercado: el reloj resistente. Ibe nunca imaginó que su invención se convertiría en leyenda y celebraría 100 millones de unidades vendidas en todo el mundo en 2017.

Hoy, el creador de los relojes indestructibles visita Chile para celebrar el gran legado de G-SHOCK durante los 35 años llenos de innovación, tecnología, diseño y, por sobre todo: resistencia.

“Nos sentimos muy orgullosos de recibir en Chile al padre de G-SHOCK, toda una fuente de inspiración. Él es un claro ejemplo de que las ideas pueden materializarse para traspasar fronteras de espacio y tiempo”, afirmó Masaaki Fujino, Gerente de relojes de CASIO América Latina.

Por su parte, Kikuo Ibe agregó: “Cuando te desafías, enfrentas muchas dificultades. Quiero que las nuevas generaciones nunca, nunca se den por vencidas y superen las dificultades para alcanzar sus objetivos”.

Para probar la resistencia de los relojes, se realizaron 4 pruebas diferentes: Impacto, BMX, Crossfit y Moto con profesionales en el ramo para desafiar una vez más los límites de G-SHOCK.

– Colecciones de aniversario Big Bang Black, que celebra el legado de Ibe, y sus colaboraciones de aniversario Eric Haze y Sankuanz.