Si hablamos del origen de la hamburguesa, aún no es claro, pero hay dos teorías que se atribuyen esta exquisita creación. La primera se remonta en tribus mongoles dedicadas al pastoreo donde se dice que ellos fueron los inventores de picar la carne más dura y menos comestible para darle un uso en la cocina. Luego fueron los romanos los que la utilizaron picada para comerla entre dos pedazos de pan. Su innovación además fue agregarle piñones y por supuesto acompañarla con una copa de vino.

La segunda hipótesis en torno a su procedencia se vincula a Alemania, de la mano de los tradicionales tártaros, quienes habrían hecho evolucionar la tradicional receta del mismo nombre, pasándola por la plancha para luego servirla en un pan vienés. Fue allí que los marineros tomaron la receta y la llevaron a Estados Unidos donde se masificó.

Llegando a nuestra realidad local, los chilenos somos fieles a esta preparación. Las preferencias se inclinan hacia la carne angus e ingredientes como palta, tomate, queso, entre otros. Y un elemento clave, sin duda, es el pan, siendo hoy una de las opciones favoritas King’s Hawaiian, que le otorga a cada hamburguesa una suavidad y toques únicos. Este pan está preparado en base a una receta tradicional familiar, que incluye harinas seleccionadas, levaduras artesanales y cremosa mantequilla, dando como resultado una masa esponjosa, húmeda, deliciosa e irresistible.

Este 28 de mayo es el Día Internacional de la Hamburguesa.