Es universalmente aceptado que enamorarse es un momento maravilloso y feliz. También es socialmente aceptada la idea de que al entrar en una relación puedes “sentirte cómodo” y “dejarte llevar”. En ese contexto, ¿es cierto que el amor provoca un aumento de peso?

Varios estudios han intentado probar esta afirmación. La investigación de la revista especializada Social Science & Medicine, por ejemplo, mostró que mientras miles de parejas casadas en nueve países europeos comen significativamente más saludable, también tienen un IMC más alto y los hombres casados hacen menos ejercicio que sus contrapartes solteros. Otro estudio de la Southern Methodist University concluyó que la satisfacción conyugal se correlacionó con el aumento de peso. Después de seguir a 169 recién casados durante cuatro años de su matrimonio, los investigadores descubrieron que las parejas más felices tendían a ser más pesadas también.

Fitbit Charge 2

“Para enfocarse en la salud y la forma física general, es importante que ambas personas estén en sintonía con la importancia que asignan al ejercicio y a la alimentación”, dice Cohen. “Establecer metas claras, en las que puedan trabajar en conjunto ahora y en el futuro. Si tienen un objetivo por el cual trabajar, eso ayudará a mantenerse en el buen camino”.

Si deseas perder peso o mantenerte en el que estás, es posible que debas ser más consciente de tus hábitos de salud y hablar sobre esos objetivos con tu pareja. Tal vez quieras perder 5 kilos, correr un maratón; poner esos grandes objetivos en el mapa, y también agregar pequeños objetivos para llegar a ellos. Tal vez entrenarás cuatro veces por semana o cenarás una vez a la semana. Como un “nosotros”, tu pareja debe conocer todos sus puntos de referencia. Los diferentes dispositivos Fitbit y su aplicación, los ayudará a mantener esos objetivos siempre presentes con los retos grupales y los retos de aventuras.

Además, ¡trabajen juntos! “deberían motivarse unos a otros”, dice Cohen. “Es posible que deseen participar en comportamientos relacionados con la salud en pareja, como tomar una clase de gimnasia juntos, ir de excursión, o incluso inscribirse en un servicio de comidas donde los dos puedan cocinar juntos y salir de su zona de confort en la cocina.”

Si ambos acuerdan tener los mismos objetivos, tendrán un nivel extra de responsabilidad, y ambos socios ganarán, sin mencionar que su lazo se fortalecerá.